Serán los recuerdos

Luminarias

Como sabéis, llevo a mi pueblo, San Bartolomé de Pinares, en mi corazón. Y con él, sus tradiciones y sus gentes. Este 2021 la pandemia no nos ha dejado celebrar una de sus fiestas más antiguas y más conocidas no solo en España, sino también a nivel internacional: Las Luminarias. Este año las hemos vivido desde el recuerdo. Y como ya es habitual en este blog, he querido dedicar un breve relato a ese 16 de enero, diferente esta vez, que nos hace vibrar de emoción. ¡Espero que os guste!

¡Nos leemos pronto! Besos literarios.

LEER MÁS

Cuando blanco amaneces

cuando blanco amanece

El invierno ya ha llegado y mi pueblo, San Bartolomé de Pinares, comienza a vestir de blanco. No quiero decir con ello que sus calles empiecen a llenarse de nieve. Ya en raras ocasiones sucede eso. Antaño, cuajaba tanto que los niños podían tirarse desde el punto más alto dentro de una caja de cartón, como si fuera un improvisado trineo, y bajar las pendientes a toda velocidad resbalando sobre el hielo. Mi abuela cuenta que, en ocasiones, tenía que sacar la pala de la cuadra para retirar la nieve de la puerta de su casa porque apenas se podía salir al exterior.

Cada año, las nevadas intensas, como las de entonces, son más un recuerdo que una realidad. El cambio climático nos ha conducido a estar prácticamente en manga corta en pleno mes de noviembre. Pero mi pueblo sigue igual de bonito. Cuando el cielo se tiñe de blanco y se refleja en el suelo; cuando las chimeneas comienzan a funcionar a pleno rendimiento y se encienden los braseros; cuando los bartolos se refugian en abrigos y bufandas de lana; y acumulan leña para sobrevivir al frío. Está precioso. Y quería reflejarlo en el texto que tenéis a continuación.

Creo que este es uno de esos relatos de libre interpretación según el lector. Mi visión del mismo es la de mi pueblo en invierno, pero he podido sorprenderme gratamente al escuchar otras opiniones de quienes pudieron leerlo antes de verlo publicado en Radhuk. Interpretaciones que hablan sobre la vejez, el paso del tiempo o el Alzhéimer. Y me ha parecido curioso a la par que bonito, porque creo que así, entre todos, enriquecemos estas líneas.

Espero que os guste 🙂 ¡Besos literarios!

Read more

Ausente

ausente

He vuelto a escribir. En realidad no he dejado de hacerlo, pero tampoco he llegado a cerrar ningún texto. Hay finales que nunca llegan a serlo por la inseguridad que a uno le golpea en el pecho y le devora los pensamientos. Pero esto no podía seguir así. Por eso, armada de un valor que aún tiembla de miedo, me he echado al teclado para derramar lo primero que saliera del corazón. Y este es el resultado.

Con más temor aún, me atreví a mostrarle este relato a mi madre para después presentarlo, a mediados de agosto, al concurso de narrativa de mi pueblo, San Bartolomé de Pinares. No esperaba ganar. En serio. La sorpresa cuando escuché que había quedado en primera posición por segundo año consecutivo ha sido mayúscula. Y no puedo por menos que estar y sentirme muy agradecida. ¡Gracias, gracias, gracias! 🙂

No voy a mentir, he echado de menos a la Esther que escribía. Siento que en algún momento la enterré en lo más profundo del alma. Así, sin motivos. Porque no sentía que valiese para seguir plasmando palabras. Porque, quizás, las expectativas siempre han sido demasiado altas y la voluntad débil. No lo sé. Pero mientras renuevo y curo ese valor del que os hablaba, he decidido retomarlo donde lo dejé. Para seguir adelante. Siempre.

Espero que os guste este pedacito (ahora vuestro) de mí.

¡Nos leemos pronto!

Leer más

Caballo de vapor

Caballo de vapor, Crónicas de Radhuk

Luminarias. Una tradición de origen desconocido que aún continúa celebrándose cada 16 de enero en la localidad abulense de San Bartolomé de Pinares. Inolvidable y mágica para quien contempla el espectáculo, es también una temática recurrente en este blog cuando se acerca la esperada noche. Y este año no podía faltar el correspondiente relato inspirado en una fiesta que no tiene palabras para ser descrita. Hay que vivirla. Hay que sentirla.

Espero que disfrutéis de estos caballos de vapor 🙂

¡Besos literarios!

Seguir leyendo