Tan absurda

Tan absurda

Siglos han pasado desde el último post. No quiero ni ver la fecha en la que publiqué la última entrada por no pensar otra vez que he roto la periodicidad de publicación que acostumbraba tener este blog. Lo siento. No ha sido un mes agradable para mí, pero mejor no entraré en detalles. No es lo que importa ahora.

Vuelve a Radhuk el verso en prosa. Y lo hace con un relato de los que tanto parecen gustarme. De los desgarrados, las espinas clavadas en el corazón. En fin, supongo que en estos casos uno no elige de quién se enamora… ni lo que escribe.

Espero que lo disfrutéis 🙂

¡Nos leemos!

Seguir leyendo