Te dejo

Te dejo, Crónicas de Radhuk

¡Bienvenidos a Radhuk un día más! ¿No notáis que muy poco a poco los días se van acortando? Todas las mañanas salgo a la misma hora de casa para ir al trabajo y en cuestión de un par de semanas he comprobado que el sol se va levantando cada vez más tarde. Cuesta decir que quedan pocos días de verano, especialmente cuando aún no han llegado mis esperadas vacaciones, pero así de cruda es la realidad. Lo que no desciende a pesar de todo es este calor insoportable de Madrid, un duro rival para los ventiladores y el aire acondicionado. Y aún así lo echaré de menos cuando llegue el otoño. Otro otoño tan distinto al anterior que parece mentira que vaya a vivirlo la misma persona.

En fin, de eso trata el relato de hoy. De echar de menos aunque, eso sí, con un pequeño asterisco: de añorar algo que jamás hemos tenido. De renunciar a ello. ¿Nunca os ha pasado? Sé que podía haber dedicado estas noches de calor y de dormir mal a escribir otra cosa más alegre, menos tópica. Pero otra vez me veo ante la duda de no saber con qué estar redactando estas líneas: si con la cabeza, reflexiva y lógica; o con el corazón, crédulo, impaciente y loco.

En cualquier caso, espero que disfrutéis del siguiente texto. Hay una clara referencia a la novela Yo antes de ti, que leí hace muy poco y de la que haré una reseña dentro de menos. ¡Perdonadme, no he podido resistirme!

¡Y eso es todo! ¡Nos leemos pronto por Radhuk!

¡Besos!

Seguir leyendo