Viento negro

Tiempo. Cuestión de tiempo.
Lo tiñen de negro
mis versos el viento.
Silencio. Ya todo es silencio.
Que sube, que asciende y se pierde en el cielo,
que rompen de miedo su canto los cuervos.
Quieto. Se queda quieto.
De años y arrugas el corazón herido,
del pulso que vence, de ahogar los suspiros.
Recuerdo. Ya sólo es recuerdo
grabado en el cuerpo del ángel caído.
Se duerme el alma, se va contigo.
Se pierde en el blanco que escuece y duele,
Se graba en la lágrima que se desprende.
Se inmola en el tiempo desvanecido.
Todo es tiempo. Cuestión de tiempo.
Lo tiñen de negro
mis versos el viento…

Un cuervo posado en un árbol de Tokio
Fotografía: Antonio Tajuelo (Flickr)

4 thoughts on “Viento negro

  1. Mi más sentido pésame (juego con ventaja, porque sé a quién va dedicado tu poema).
    Mi enhorabuena, como siempre, por la calidad de tus escritos.
    Y mis deseos más sinceros para que el máster te sea enriquecedor, útil y productivo.
    Un abrazo fuerte.

  2. @Anónimo
    Muchas gracias por pasar por el blog y comentar el poema.
    Me alegro de que te haya gustado. ¡Abrazos!

    @Nicolás
    Muchas gracias, Nicolás. Es una lástima que escritos como éste (y tantos otros) guarden tras los versos un porqué lejos de la simple inspiración… pero en fin, la vida sigue y hay que disfrutarla. ¡Un abrazo y gracias otra vez!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.